Enfermedad de Newcastle

Home / Patologías / Enfermedad de Newcastle

ETIOLOGÍA

PATOGENIA

SIGNOS CLÍNICOS

DIAGNÓSTICO

PREVENCIÓN

PRODUCTO

La Enfermedad de Newcastle (EN) es una enfermedad altamente contagiosa que afecta varias especies de aves tanto domésticas como de compañía y silvestres; de acuerdo a su cepa viral y tropismo provoca una marcada septicemia y/o signos nerviosos con tasas variadas de morbilidad y mortalidad.

Origen de la enfermedad de Newcastle

El agente etiológico de la EN es un paramixovirus aviar 1 (APMV 1) o el virus de la enfermedad de Newcastle (VEN) el cual pertenece.

Orden: Mononegavirales

Familia: Paramyxovirida

Subfamilia: Paramyxoviridae

Género: Avulavirus

El género incluye 9 paramixovirus distintos serológicamente con huéspedes aviares, identificados como paramixovirus aviares 1÷9 (APMV 1÷9), (Lamb et al., 2000; Mayo, 2002). El APMV 1 es el causante de la enfermedad de Newcastle.

El VEN se compone de una nucleocápside y una envoltura de lipoproteína. Contiene un RNA no espiral de una sola hélice no segmentado. Todas las cepas aisladas son morfológica, inmunológica y antigénicamente similares. Dependiendo de su virulencia, las cepas APMV-1 en pollos se clasifican en 3 patotipos: velogénicas, mesogénicas y lentogénicas.

Las cepas velogénicas a su vez se dividen en viscerotópicas y neurotrópicas.

¿Qué causa y cómo se transmite la enfermedad de Newcastle?

Las aves de todas las edades son afectadas, pero los polluelos son más vulnerables a la infección. La infección por el virus de la enfermedad de Newcastle ha sido documentada en más de 240 especies de aves (Kaleta & Baldauf, 1988).

Las fuentes de infección son las aves enfermas (principalmente vía descargas respiratorias y heces), las aves muertas, los portadores asintomáticos, la carne congelada contaminada, etc.

Las principales vías de transmisión son:

  • Transporte de aves vivas (aves de cacería, palomas de carreras, aves comerciales)
  • Contacto con animales
  • Productos de las aves
  • Transporte de humanos y equipo, agua y alimento contaminados
  • Propagación aérea

Transmisión

Existe evidencia de que, en el aire movilizado por ventiladores, el VEN puede propagarse a una distancia de 1600 m en un clima tranquilo y hasta 3 a 5 km en un clima airoso o (Arsov et al., 1984).

El rol de las aves migratorias en la transmisión a larga distancia de la enfermedad también es importante. La infección es transmitida por vías fecal, oral y aérea. Las aves enfermas excretan una gran cantidad de virus en las heces.

Incubación

El periodo de incubación es de 6 días en promedio, el cual puede ir de 2 a 15 días en el VEN transmitido de manera natural y dependiendo de la virulencia de la cepa, la susceptibilidad y el estado inmune del huésped.

Signos clínicos

Las cepas velogénicas inducen una enfermedad severa y normalmente fatal en pollos. La enfermedad puede aparecer de manera repentina sin que se presenten signos clínicos, con una alta mortalidad.

Las cepas viscerotrópicas de la EN provocan signos generales como:

  • Letargia, somnolencia
  • Dificultad para respirar
  • Rechazo al alimento
  • Cianosis en las crestas
  • Postración
  • Y muerte

En ocasiones se puede observar conjuntivitis, inflamación de los párpados y una diarrea verdosa o blanca profusa. En una etapa más tardía, se pueden manifestar signos nerviosos como tortícolis, opistótonos, parálisis de alas y patas, y andar en círculo.

  • Como consecuencia, puede ocurrir una marcada reducción en la producción de huevo, huevos con albúmina acuosa, y deformación y decoloración del cascarón.
  • La tasa de mortalidad puede alcanzar el 100% en parvadas de pollos no vacunadas.

Las cepas neurotrópicas del VEN provocan una enfermedad respiratoria severa con un inicio repentino, seguida de signos nerviosos después de 1 a 2 días. La tasa de morbilidad puede alcanzar el 100% y la tasa de mortalidad aproximadamente el 50% en adultos y hasta el 90% en aves jóvenes.

En aves que sobreviven a la enfermedad, normalmente después de 1 a 2 semanas, se observan lesiones neurológicas permanentes.

Las cepas mesogénicas del VEN inducen una enfermedad que se caracteriza por una baja mortalidad y signos respiratorios y en ocasiones nerviosos.

Las cepas lentogénicas pueden provocar síntomas respiratorios menos serios (disnea, crepitaciones, ronquido) en pollos jóvenes, mientras que los adultos normalmente permanecen asintomáticos.

¿Cómo diagnosticar la enfermedad de Newcastle?

El diagnóstico tentativo puede realizarse utilizando la historia clínica y los signos clínicos y morfológicos, pero es esencial la confirmación con pruebas de laboratorio.

En la recolección y transporte de las muestras, se deberán tomar todas las medidas de bioseguridad para prevenir la propagación de la enfermedad.

Se aconseja tomar las muestras de los tractos respiratorio (tráquea) o intestinal (cloaca); También se pueden tomar muestras oronasales o de vísceras después de la necropsia.

Métodos de laboratorio:

  • Aislamiento e identificación del APMV-1 de aves afectadas mediante la inoculación de embriones de pollo de 9 a 11 días de edad
  • Pruebas serológicas: (ej.: ELISA)
  • Detección directa de antígenos virales
  • Técnicas moleculares

Prevención y tratamiento frente a la enfermedad de Newcastle

Las medidas de bioseguridad necesarias para prevenir los brotes de EN incluyen procedimientos específicos y no específicos para el control de la enfermedad. El control específico incluye la vacunación de las parvadas y el control general contempla el cumplimiento sistemático de varias medidas.

Prevención Ceva

Vectormune ND

Vectormune ND

Para la inmunización activa de huevos embrionados de gallina de 18 días y pollitos de un día de edad para reducir la mortalidad y los síntomas clínicos causados por el virus de la enfermedad de Newcastle y para reducir la mortalidad, los síntomas clínicos y las lesiones causadas por virus virulentos de la enfermedad de Marek.

Establecimiento de la inmunidad frente a la enfermedad de Newcastle, para broilers y ponedoras: 3 semanas de edad.

  • Duración de la inmunidad frente a la enfermedad de Newcastle para broilers: 9 semanas de edad.
  • Duración de la inmunidad frente a la enfermedad de Newcastle para ponedoras: 18 semanas de edad.

Establecimiento de la inmunidad frente a la enfermedad de Marek, para broilers y ponedoras: 1 semana de edad.

  • Duración de la inmunidad para broilers y ponedoras: Una única vacunación es suficiente para proporcionar protección durante el periodo de riesgo de infección con virus de la enfermedad de Marek.