Beneficios del seguimiento de la vacunación de Gumboro

 

El éxito en el control de la enfermedad de Gumboro mediante la vacunación depende de una serie de factores entre los que tenemos que contemplar la cepa de desafío que nos encontramos en campo, nivel de presión de la misma, la inmunidad maternal de los pollitos, la inmunidad activa que genera la vacuna, y una correcta aplicación de la misma.

Desde CEVA, llevamos años monitoreando los lotes de los clientes vacunados con CEVAC TRANSMUNE®, para poder garantizar que el proceso de vacunación es correcto, teniendo como objetivo el mayor porcentaje posible de animales adecuadamente vacunados, así como el seguimiento de la dinámica de la vacuna en campo para asegurar su correcto funcionamiento.

Para ello, las auditorías de vacunación de C.H.I.C.K program que se hacen periódicamente en salas de incubación nos ayudarían en el primer punto, poniendo en valor que el pilar más básico de una correcta inmunización de las aves es que todas ellas sean vacunadas, y con la dosis adecuada de vacuna.

Para realizar el seguimiento en campo, el servicio GPS (Global Protection Services) realizado por el equipo veterinario de CEVA, permite la monitorización serológica de los lotes y muestreo de tejidos, para confirmar la correcta toma y replicación de la vacuna. Con ello, vamos a obtener una vigilancia constante de los lotes, creando una línea base de cada cliente a lo largo del tiempo (Figura 1), que nos va informar de la situación epidemiológica y sus posibles cambios. Gracias a esto podremos ver como las vacunas funcionan, e identificar cualquier desviación de los resultados para poner soluciones tempranas, minimizando, incluso evitando, las posibles pérdidas provocadas por esos cambios.

 
 

Figura 1. Línea base de IBD durante un periodo de tiempo.


Con el servicio GPS podemos comparar todos los resultados serológicos (mediante Kit Elisa Biochek) obtenidos desde 2017 en las diversas zonas de España, tanto en lotes vacunados con CEVAC TRANSMUNE® como con vacunas rHVT-VP2.

 
 

Figura 2. Valores serológicos de IBD en granjas vacunadas con CEVAC TRANSMUNE® desde 2017.


En el caso de aves vacunadas con CEVAC TRANSMUNE®, los títulos medios de todas las naves muestreadas en este periodo de tiempo se muestran en la figura 2. Siguiendo los valores orientativos del Manual de Interpretación Serológico Biochek (recogidos de su propia experiencia y de lo que reportan los clientes que utilizan esos planes vacunales), los valores medios esperados para una vacunación de este tipo estarían entre 4000-14000. Por debajo de estos valores deberíamos hacer énfasis en la calidad de vacunación, y por encima, sospechar de infección de campo, complementando la serología con muestras de Bolsas de Fabricio y la historia clínica del lote para poder confirmar esta sospecha.

parallax background

De 2022 granjas muestreadas desde 2017, encontramos 1921 dentro de los valores adecuados, es decir, un 95% de los lotes muestreados estaban correctamente protegidos por una adecuada vacunación con CEVAC TRANSMUNE®.

 

Además, el Coeficiente de Variación (CV), parámetro fundamental para valorar cómo de correcta ha sido la aplicación de la vacuna y la uniformidad de respuesta del lote, presenta una media por debajo del 25% contando todas las explotaciones, incluyendo aquellas que estarían fuera de los valores medios esperados, lo cual indica un resultado excelente.

En la figura 3 vemos el reagrupamiento de las naves en función a las titulaciones medias obtenidas, encontrando una gran uniformidad de rangos serológicos de la mayoría de los lotes vacunados con CEVAC TRANSMUNE® en los distintos clientes.

 
 

Figura 3. Agrupación de títulos serológicos de IBD en granjas vacunadas con CEVAC TRANSMUNE® desde 2017.


Cuando hablamos de vacunas rHVT-VP2, con este kit serológico empleado (como con otros del mercado), esperaríamos unos valores medios mucho más bajos, ya que son poco sensibles para los anticuerpos generados por este tipo de vacunas.

Esto nos va a permitir evaluar si la respuesta serológica que tenemos en las naves es solo debida a la vacuna, o tenemos cepas de campo que están recirculando por las naves. En este aspecto, valores por encima de 3000 unidades Elisa con el kit Biochek podrían indicarlo. Como podemos ver en la figura 4, el porcentaje de explotaciones, de las 142 muestreadas, en las que nos encontramos valores superiores a 3000, y de las que sospecharíamos infección, sería de un 24,6%. Como se ha comentado antes, habría que complementar esta información con muestreo de tejidos y clínica en granja.

 
 

Figura 4. Valores serológicos de IBD en granjas vacunadas con vacuna rHVT-VP2 desde 2017.


En la figura 5 podemos ver la disparidad de resultados si agrupamos las naves por diferentes valores serológicos.

 
 

Figura 5. Agrupación de títulos serológicos de IBD en granjas vacunadas con vacuna rHVT-VP2 desde 2017.


Haciendo hincapié en la recirculación de cepas de campo en nuestras naves, una de las características que debería aportar una vacuna de Gumboro, además de prevenir frente a la infección, es la de evitar que el ciclo de Gumboro continúe en las explotaciones lote tras lote. En el caso de CEVAC TRANSMUNE®, la colonización total de la bolsa por la vacuna cuando desciende la inmunidad maternal, impide que otras cepas de campo puedan hacerlo* (evitando su replicación y su diseminación al ambiente, permaneciendo engorde tras engorde. Como ejemplo, en la figura 6, tenemos los resultados de las secuenciaciones hechas en muestreos de campo desde 2018, en más de 150 explotaciones, en la que hemos aislado la cepa vacunal de CEVAC TRANSMUNE® (W-2512) en el 95% de los casos.

 
 

Figura 6. Secuenciaciones de IBD de Bolsas de Fabricio en granjas vacunadas con CEVAC TRANSMUNE® desde 2018.


Por el contrario, las vacunas rHVT-VP2, de las cuales CEVA tiene experiencia por tener vacunas de Gumboro de este tipo registradas en otros continentes, no colonizan totalmente la bolsa**, y aunque provean al animal una inmunidad a nivel humoral, pueden permitir que las bolsas sean alcanzadas por las cepas presentes en la explotación y su consecuente replicación y diseminación en el lote, pudiendo persistir la cepa de campo en la explotación.

Desde CEVA, contamos con la experiencia adquirida en el uso de CEVAC TRANSMUNE® durante más de 13 años, lo que nos permite aportar al cliente la seguridad de una correcta protección frente a la enfermedad. Para ello, estamos comprometidos con el seguimiento de la vacuna desde la sala de incubación al matadero, con el fin de garantizar su correcta aplicación y demostrar que la vacuna está realizando su cometido.


*CEVA internal trial 2006. Vilmos Palya
**Gumboro Control and Vaccination. Yanick Gardin,Christophe Cazaban, Rick Van Oort.